Si echas de menos los grandes del sigilo, atento porque este videojuego español intenta reinventar el género y ha salido muy bien. Análisis de Ereban: Shadow Legacy

Ereban: Shadow Legacy ha conseguido quitarme el mono que tenía de videojuegos de infiltración. Su diseño de niveles, y lo inteligente de su mecánica principal, me ha gustado mucho. Además, tiene la duración perfecta para que todo lo que propone funcione bien sin agotar. Sus mayores problemas están en algún fallo con la cámara, en unas animaciones que no siempre son ideales y en algún detallito de su narrativa que me hubiera gustado que estuviera mejor resuelto.

Lo más interesante de Ereban es cómo ha cogido la mecánica principal de Splatoon y la ha metido en un juego de infiltración. Ayana es una Ereban, una de las últimas de su especie. Su habilidad es única, puede sumergirse en cualquier lugar con sombras y navegar por ella como un Inkling por la tinta. Cuando lo hace, se vuelve invisible para sus enemigos, una corporación de robots que tiene a la luz como su principal aliado.

Esta idea le sirve al juego para llevarnos a situaciones de sigilo muy originales. A mí esto es lo que más me ha gustado del juego, que he sentido su experiencia como una muy fresca. Jugar Ereban ha sido comprender que aún se pueden hacer cosas nuevas en este género. Por supuesto, seguimos escondiéndonos en cajas, caminando a hurtadillas hasta la espalda del enemigo y matándolo de una puñalada. Sin embargo, ahora podemos elegir si esperar o asaltar al enemigo a través de las sombras, o sumergirnos en ellas para ascender por una pared, esquivarlo y dedicarnos a buscar secretos.

Ereban sabe sorprender a los más fans del género

Esa es la otra gracia de Ereban: su movilidad. El estudio se ha aprovechado de las capacidades de su protagonista para diseñar pequeños mundos semi abiertos. Así que toca explorarlos, encontrar sus recovecos y averiguar la mejor forma de llegar a donde nos interesa. El estudio se ha esforzado en que meterse en las sombras y emerger de ellas dé mucho gustito, pero también que sintamos tensión cuando estamos inmersos en sus tripas. Por eso aparece un contador de energía que se agota. Si llega a cero, tendremos que salir a la luz del día.

Ereban se inventa un montón de ideas para que estemos muy pendientes de las sombras. Pasa una nube y nos aprovechamos de cómo proyecta oscuridad en la tierra, se cae un elemento, hay un árbol… Eso fomenta la inmersión, lo que es genial ya que el mundo de Ereban es uno que quiere contar una historia. Por cierto, esta es muy del gusto de Metal Gear Solid. Aquí también hay corporaciones malignas, identidades ocultas, secretos genéticos…

A la postre, tanto la movilidad como la infiltración casan muy bien. Da mucho gusto moverse por el mundo, llegar a una situación en la que hay que usar el sigilo, y sentir que la jugabilidad nos da la flexibilidad suficiente para expresarnos y abordarla como queramos. Además, el juego medirá las decisiones que tomemos. ¿Mataremos a nuestras víctimas o pasaremos de largo? Dominar bien las mecánicas de fusión con las sombras tiene esa gracia, que te apetecerá darle al título una rejugada no letal.

Buena infiltración con la duración justa

Me ha gustado mucho que el juego sea breve. Podrás llegar a los créditos en unas cinco horas, que es el momento en el que a Ereban parece que se le empiezan a agotar las ideas. Ser tan directo le ha permitido al equipo cuidar su diseño de niveles, y que cada zona que se recorre tenga un sabor propio. Pero, eso sí, el juego no es perfecto.

Los problemas que se le pueden encontrar a Ereban son los propios de un videojuego de desarrollo independiente. Las animaciones no son tan finas como deberían ser, y la dirección de las escenas conversacionales es algo pobre. Técnicamente, el juego tampoco es ningún portento y la música no es la más brillante. Por otra parte, también he tenido más de un problema con las cámaras. A veces me ha costado emerger con solvencia de las sombras, no he visto un enemigo que tenía al lado y cuestiones de este estilo.

Las habilidades que Ayana va consiguiendo ayudan mucho a resolver estos problemas. El sónar, por ejemplo, nos ayuda mucho a estudiar nuestro terreno. También funcionan muy bien las minas para neutralizar a los robots. Muchas otros talentos que vamos desbloqueando son habilidades comunes de los juegos de sigilo, pero adaptados al poder de Ayane. No son demasiado brillantes, pero consiguen complementar la jugabilidad.

Una propuesta fresca para el género de la infiltración

Pese a sus problemillas, Ereban me ha gustado. A veces te lleva a zonas más abiertas en las que has de usar tus poderes para descubrir cómo llegar a un lugar alto, luego te traslada a zonas cerradas para hacer un sigilo más tradicional, más tarde… Y lo más interesante es la sensación de que puedes resolver las situaciones ante ti como quieras. Esa es una frescura que a mí me hacía mucha falta en este género.

Así que si buscáis una experiencia nueva en infiltración, con este título acertaréis. Echaréis un par de tardes buenas y os apetecerá darle otra pasadita para descubrir todos sus secretos.

Soplo de aire fresco

Ereban: Shadow Legacy

Por:
Adrián Suárez

Ereban no es un título perfecto, pero su esmerado diseño de niveles y lo bien que se le ha sacada partido a su mecánica principal, lo convierten en un título de sigilo a recomendar. Sientes que eres poderoso, y que puedes moverte por el escenario a su antojo. Tiene varios detallitos a mejorar, pero como arranque de una nueva IP indie, yo no puedo pedirle más.

Comprar Ereban: Shadow Legacy

5 cosas que debes saber:

La historia puede hacerse algo densa, pero la ambientación está muy conseguida.

El juego sabe sorprender por cómo mezcla su diseño de niveles con su mecánica principal.

Cuenta con un sistema de moralidad que te obliga a intentar ser no letal.

Hay razones más que de sobra para recorrer con calma los escenarios y no avanzar a lo bruto.

El juego no es difícil, pero tampoco es un paseo.

Jugadores: 1
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 5-8 horas

Ver requisitos del sistema


La noticia

Si echas de menos los grandes del sigilo, atento porque este videojuego español intenta reinventar el género y ha salido muy bien. Análisis de Ereban: Shadow Legacy

fue publicada originalmente en

3DJuegos

por
Adrián Suárez

.

This user hasn not filled out his biographical info.

No comments

Deja un comentario