OMS: reconocemos la adicción por los videojuegos como problema mental

La OMS reconoce la adicción por los videojuegos como problema mental

A partir de ahora incluirá los problemas asociados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluirá, por primera vez, el trastorno por videojuegos como enfermedad mental. De esta forma, el organismo internacional lo incluirá en su próxima edición de Clasificación Internacional de Enfermedades, un índice que no se actualiza desde 1990. Su inclusión ha sido objeto de debate, pero representa la primera medida seria que se da en el ámbito de la salud con respecto a las adicciones digitales.

Contextualizando el problema

Este trastorno, que presenta comportamientos de juego continuos y recurrentes, tendrá tres condiciones negativas producidas y provocadas por el mal uso de los juegos digitales. Si bien la OMS no ha cerrado una definición oficial a este trastorno, sí ha querido contextualizarlo para ayudar a su correcta identificación. Sus responsables quieren recalcar que este trastorno se materializa, en primer lugar, por no controlar la conducta de juego en cuando al inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización y contexto en que se juega.

Se materializa, en primer lugar, por no controlar la conducta de juego

Segundo, por la importancia y el aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales y actividades diarias, como comer, dormir, relacionarse con otras personas o atender a proyectos personales y obligaciones como trabajo y estudios. Por último, la tercera conducta negativa. Esta vendrá ligada a la escalada de ocurrencias negativas en la vida del individuo, en especial, aquellas que dificulten su convivencia. En el borrador distribuido por la OMS, el trastorno se refiere al uso de juegos digitales o videojuegos, que se puede realizar mediante conexión a Internet o sin ella.

Controversia en el ámbito científico por las dudas

Vladimir Poznyak, responsable del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, ha confirmado a la revista New Scientist, ha aclarado que la mayoría de personas que disfrutan y juegan a los videojuegos no sufren ningún tipo de trastorno, así como el grueso de la población que bebe alcohol no es alcohólica. Sin embargo, el aumento de estos problemas y circunstancias en las que los juegos tengan un cariz negativo, han hecho actuar a la OMS.

“El comportamiento del juego y otras características son normalmente evidentes durante un período de al menos 12 meses para que se asigne un diagnóstico, aunque la duración requerida puede acortarse si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves“, comentaba al medio científico. Este tipo de problemas, retratados en el documental Love Child están de rabiosa actualidad, pues no son pocos los que consideran que los videojuegos generan conductas ligadas a la ludopatía, sobre todo ahora con la ascensión y popularidad de determinados elementos de compra.

“No está nada claro que estos problemas puedan o deberían atribuirse a un nuevo trastorno

También hay voces críticas. A comienzos de año, un grupo de científicos expertos en trastornos mentales publicó un artículo en el que rebatían la clasificación de la OMS. “Las preocupaciones sobre los comportamientos de juego problemáticos merecen toda nuestra atención”, explicaban. “Pero no está nada claro que estos problemas puedan o deberían atribuirse a un nuevo trastorno”. De hecho, otras ramas de estudio explican el uso beneficioso de los videojuegos como elementos en rehabilitación.

FUENTE